Menu
13/07/2020
A+ A A-

Los excesos de la planificación central en la economía cubana

Lo último que se podía escuchar de Díaz-Canel llegó el pasado lunes 24 de febrero, durante la reunión de balance del ministerio de economía y planificación. Allí, en presencia del ministro y ante un surtido elenco de autoridades que le sigue en toda esta actividad febril de las primeras semanas del año, declaró que el ministerio de economía “debe ser un ministerio de pensamiento, encargado de liderar, por su actividad rectora el pensamiento económico del país, en estrecho vínculo con las universidades”.

La frase, de marcado cariz totalitario, no tiene desperdicio, y encierra buena parte de las vicisitudes que atraviesa la economía cubana en este momento como consecuencia de la gestión de Díaz-Canel.

Que un ministerio se ponga a liderar el pensamiento económico es un absurdo. Los ministerios son órganos administrativos dependientes del poder ejecutivo, que se encargan de ejecutar la política de gobierno. Pedir peras al olmo tiene poco sentido. Pretender que un ministerio formado por burócratas, que en el caso cubano son de partido, de partido único, comunista, lidere el pensamiento económico, desvirtúa la realidad y aleja la solución del problema, o viceversa. Entiendo que este mensaje se debe entender en el terreno de la cordialidad campechana entre “colegas” del gobierno, pero si realmente fuera cierto, y Díaz-Canel está convencido de esto que dice, mal muy mal le puede ir a los cubanos.

¿En qué me baso para sostener este argumento? Pues en algo tan sencillo como contradecir a Díaz-Canel cuando afirma que el ministerio, como órgano de pensamiento, puede propiciar una “conducción de la economía totalmente innovadora”. Y que esa innovación se base, por ejemplo, en la sustitución de mecanismos administrativos por otros económico- financieros, además de una relación más coherente e integral entre todos los actores de la economía. Si con este tipo de prácticas cree Díaz-Canel que el pensamiento del ministerio de economía puede ayudar a los cubanos a comer todos los días con seguridad, a cobrar mejores sueldos por sus trabajos o a disponer de servicios de calidad en infraestructuras básicas del país, está muy equivocado.

Además, Díaz-Canel quiere que el pensamiento económico del ministerio se convierta en “líder del pensamiento económico único del país”. La vena totalitaria comunista a punto de reventar. El mensaje es claro: en Cuba no es posible pensar de forma diferente, en materia de asuntos económicos. El orden neo liberal es una frontera que jamás se debe cruzar. Díaz-Canel considera a los liberales como diablos escondidos, planeando continuas conspiraciones para cambiar el curso de la historia de la economía cubana. Y por eso el perverso y repugnante liderazgo único en el pensamiento económico, para que nadie se mueva, para que nadie se equivoque, para suprimir la libertad.

Add a comment Leer más...

Cuba y la mejora de la economía de América Latina y Caribe

Cuando hace unas semanas, la CEPAL publicó su informe “Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2019” arrojó un cubo de agua fría sobre las autoridades comunistas de La Habana. Las previsiones de crecimiento del PIB para la economía cubana en el año 2019, un 0,5%, no eran sustancialmente distintas de las elaboradas para 2020, otro 0,5%. Mientras que América Latina y Caribe remontaban sus cifras hasta un 1,3% previsto por CEPAL para 2020, la economía cubana se volvía a encontrar ante un ejercicio complicado, en el que iba a ser muy difícil cuadrar las cuentas y mejorar el clima económico interno. Por su parte, días más tarde, el Fondo Monetario Internacional también anunció un crecimiento para América Latina y Caribe en 2020 algo inferior, el 1,6%, pero ya para 2021, la estimación se incrementó hasta un 2,3%.

En todo caso, estas previsiones por parte de organismos especializados vienen a confirmar que la economía de la región mejora progresivamente, pero Cuba no. La economía de la isla se encuentra inmersa en una situación de estancamiento, en la que se combinan pesimismo, falta de expectativas y sobre todo, ausencia de una política económica adecuada para afrontar la situación. Como consecuencia de ello, mientras que el crecimiento económico se acelera en los países de América Latina y Caribe en el horizonte de 2020 y 2021, la ansiada recuperación de la economía cubana se hace esperar, o dicho en otro modo, ni está ni se la espera. Todavía es pronto para valorar la coyuntura reciente de la economía, pero si se combinan las informaciones dispersas procedentes de diversos indicadores publicados por la estadística oficial del régimen (turismo, remesas, comercio exterior, venta de alimentos, empleo) la imagen que ofrece la economía cubana dista mucho de ser favorable.

La cuestión que nos importa en este post es que mientras que la economía de América Latina y el Caribe se acelera, el estancamiento económico continúa en Cuba. De hecho, la rebaja en la estimación de crecimiento de CEPAL para Cuba para 2020 la sitúa entre los países de menor crecimiento de la región, similar al de Ecuador o Haití, y sin embargo, muy lejano de las previsiones de República Dominicana, con un 4,7% de crecimiento en la zona del Caribe. Con las estimaciones ofrecidas por CEPAL, que hasta la fecha las autoridades comunistas no se han lanzado a cuestionar, la economía cubana crecerá solo un 0,5% tanto este año como el próximo. Con ello, Cuba deja que crecer por encima de la media de las economías de América Latina y el Caribe, y se retarda en sus posibilidades de desarrollo y prosperidad.

La buena noticia es que Cuba seguirá creciendo, de cumplirse las previsiones de la CEPAL. Crecer un 0,5% es hacerlo por delante de Venezuela (que vuelve de nuevo a hundirse de forma estrepitosa), Nicaragua, Argentina, Bahamas, Ecuador o Haití, ya citados. Países que se encuentran inmersos en situaciones críticas, precisamente por la deficiente política económica que siguen en cada uno de ellos, por otra parte, de diseño muy similar a la que se practica en Cuba desde 1959,

Add a comment Leer más...

Hay que dar más apoyo al trabajo por cuenta propia en la economía cubana

Ahora que el régimen castrista ha puesto coto a la actividad de las mal llamadas “mulas” en Cuba, que son trabajadores independientes dedicados a la compra de todo tipo de artículos inexistentes en las tiendas cubanas para su venta a clientes previos, y con ello obtener unos ingresos que cubran el coste del viaje y un beneficio por la dedicación, convendría que el régimen detuviera su acción contra las distintas opciones de libertad económica que existen en la isla y que escuche lo que dicen los organismos internacionales.

Precisamente, la OIT, Organización Internacional del Trabajo de Naciones Unidas, afirma que los trabajadores independientes y las microempresas, así como las pequeñas y medianas empresas, tienen un papel muy importante como proveedores de trabajo, mucho más de lo que se pensaba, y por ello merecen la máxima atención por parte de los gobiernos. Estas unidades económicas son fuentes principales de creación de empleo para todo tipo de trabajadores, como se indica en el estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) titulado “Lo pequeño importa. Datos mundiales sobre las contribuciones al empleo de los trabajadores independientes, las microempresas y las pymes”.

El estudio señala que estas "pequeñas unidades económicas" representan el 70% del empleo total a nivel mundial, es decir, que generan más empleo que las empresas grandes en todos los países analizados, que han sido un total de 99, entre ellos España. No deja de ser curioso que en Cuba los trabajadores por cuenta propia apenas alcancen un 13% del empleo total, si bien es cierto que han aumentado las cifras en los últimos años, pero situándose lejos de los resultados de otros países. El régimen castrista mantiene una apuesta absoluta por el sector presupuestado y niega a los cubanos el derecho a la libre empresa.

Además, otro aspecto importante es que la OIT destaca que la contribución al empleo de las conocidas como pequeñas unidades económicas es mayor en los países de nivel de renta bajo y medio, comparado con los países más avanzados, convirtiéndose en una estrategia muy adecuada para generar empleo en países como Cuba, que forma parte de ese colectivo de países de bajos ingresos, y que podría ver muy reforzada su estructura económica y empresarial si siguiera estas recomendaciones de Naciones Unidas.

A diferencia de lo que ocurre en otros países, la persecución y represión que desata continuamente el régimen comunista cubano contra las pequeñas empresas y trabajadores por cuenta propia lastra sus opciones de crecimiento. No existen previsiones sobre la capacidad de creación de empleo de estas empresas en el futuro, y por ello muchos cubanos desconfían de sus oportunidades. Detrás de ello, la opción ideológica del régimen impide aprovechar esas ventajas.

Add a comment Leer más...

El comienzo del curso escolar en Cuba: demagogia del régimen

El régimen comunista cubano ha desplegado, como viene siendo habitual, un gran alarde de propaganda y demagogia con un acontecimiento sencillo y normal como es el comienzo de las clases escolares, después del largo verano de vacaciones.

Da la impresión, por la nota publicada en Granma sobre este tema, titulada “Protagonistas de la felicidad”, que en Cuba, el primer día de clases de cada curso escolar, se convierte en un hito histórico, en el que cabe hasta el ataque furibundo a Estados Unidos, y cito textualmente, “bajo las condiciones de asedio económico que vive el país, y en medio del recrudecimiento de la hostil política del Gobierno estadounidense hacia la Isla, las vivencias de este 2 de septiembre hablarán por sí solas de los esfuerzos que se realizan para el acceso de cubanas, y cubanos a este derecho conquistado soberanamente”.

Bien está lo que bien acaba. El acceso de los niños y jóvenes a la educación es uno de los derechos humanos más importantes, por cuanto la adquisición de conocimientos y de competencias para el desarrollo de la vida profesional es una de las actividades que los seres humanos no deben excluir de su vida.

Add a comment Leer más...

La desigualdad de renta en los países avanzados, una amenaza

Una de las características del entorno de la cuarta revolución industrial es el empobrecimiento de las clases medias de los países más avanzados del mundo. Esa debilidad, tal y como ha sido expuesta recientemente en un informe de la OCDE, tiene mucho que ver con los cambios que se están produciendo como consecuencia del ritmo de avance de las nuevas tecnologías disruptivas. Pero lo peor aún está por llegar. Sin necesidad de crear alarma, es evidente que algo se tiene que hacer.

La OCDE sostiene que la clase media está menguando como consecuencia del estancamiento o declive de su nivel de vida. Al mismo tiempo, las rentas más altas prosiguen su marcha ascendente y se amplifican las desigualdades dentro de los países. Es decir, mientras que a nivel mundial se reducen las distancias entre los países más avanzados y los emergentes o en vías de desarrollo, las diferencias en términos de renta dentro de los primeros tienden a crecer.

A la hora de señalar culpables, la OCDE se refiere tanto a los coyunturales específicos de cada momento del tiempo, así como los estructurales dotados de una mayor permanencia y que acompañarán a los países durante décadas. Entre los primeros, se cita por ejemplo, el aumento del coste de la vida, superior al que experimentan los ingresos, lo que supone un empobrecimiento del poder adquisitivo, que afecta otros gastos necesarios, como la inversión en vivienda. Entre los segundos, el avance de la robotización y la inteligencia artificial hacen que, muchos trabajadores, sobre todo los menos cualificados, sientan especial preocupación por la pérdida de sus empleos. Y este proceso no ha hecho más que empezar.

Durante décadas, los gobiernos diseñaban sus políticas económicas para hacer crecer y consolidar sus clases medias. Detrás estaba la tesis de que un país es más próspero en la medida que cuente con una clase media más amplia y estable. Formar parte de la clase media también ha cambiado con el paso del tiempo, y así para varias generaciones pertenecen a la clase media significaba vivir en una vivienda cómoda con un estilo de vida agradable y un trabajo estable con posibilidades de desarrollo profesional.

Add a comment Leer más...

Perspectivas de la inversión extranjera en Cuba tras la Ley LIBERTAD

Por supuesto que es posible invertir en Cuba. Nadie dice lo contrario.

Sin embargo, durante más de 40 años no fue posible por mandato imperativo del régimen comunista. Pero como consecuencia del derrumbe del muro de Berlín y la pérdida de los subsidios soviéticos, a Fidel Castro no le quedó más remedio, en contra de sus deseos y preferencias, que abrir la economía cubana al capital extranjero.

Todavía se recuerda aquella rueda de prensa en La Habana, con motivo de la inauguración de uno de los primeros hoteles, en la que Fidel Castro justificó ante una periodista argentina, por qué a los cubanos no les autorizaba a entrar a los hoteles. Aquella triste etapa de las “jineteras”, la desesperación y el sálvese quién pueda quedó atrás gracias al petróleo de Venezuela, pero todavía andan por la isla circulando dos monedas, y ese es uno de los efectos más negativos de aquel período especial de triste recuerdo.

La historia de la política de atracción de la inversión extranjera en Cuba ha desembocado en una regulación reciente, la denominada Ley 118, que intenta dotar al sistema económico de la isla, que permanece estable en su definición de socialista, prohíbe el ejercicio de los derechos de propiedad y la libre empresa privada a los cubanos, de una serie garantías y facilidades para atraer al capital extranjero. Una mezcla explosiva que algunos han denominado capitalismo comunista.

No conviene olvidar que Cuba se encuentra en una zona, el Caribe, que es foco de atracción de grandes volúmenes de inversión extranjera, y que en el entorno de la globalización y la cuarta revolución industrial, adquiere numerosos atractivos para que el capital extranjero fluya de forma masiva hacia la zona. Participar en esos flujos crecientes de capital exige tomar una serie de decisiones para atraer los inversores de forma competitiva. Por desgracia, Cuba llega tarde, pero es que además, lo hace mal.

Add a comment Leer más...

Balance de la situación de la economía cubana

La ONEI acaba de publicar cuatro informes que ayudan a comprender el estado real de la economía castrista en 2018.

Turismo internacional, indicadores seleccionados 2018” permite obtener una idea de cómo se ha comportado el sector turístico. Los datos son realmente descorazonadores. El ministro debería presentar su dimisión o ser apartado.

Cito los datos textualmente. Llegada de visitantes, un aumento del 1,3%, quedando por debajo del objetivo de planificación central comunista, que era de 5 millones. Fuerte descenso de las pernoctaciones hoteleras de los extranjeros, un -4,7%. Descenso del -10% en la tasa de ocupación, desde el 42,5% al 38,5%. Descenso en los ingresos turísticos del -4,6%. Con signos negativos en las principales magnitudes, si 2018 fue un año malo, muy malo para este sector en la economía de la isla, 2019 será incluso peor. No hay motivo para formarse expectativas de mejora cuando el FMI acaba de anunciar que los principales mercados de viajeros, se encuentran en crisis.

Franceses, ingleses y españoles disminuyen el número de turistas por encima del -15%, y Canadá, el principal mercado de origen, un -2,2%. Estados Unidos, a pesar del embargo, crece un 3% y los cubanos de la diáspora, que aparecen identificados como un mercado de turistas, un 16%. Y eso que hemos tenido que estar escuchando todo tipo de ataques al embargo y no se sabe cuántas cosas más. A los Castro siempre le suelen salir así las cosas. Lo que se tiene que destacar aquí es que, con crisis en Europa, no parece que vayan a mejorar los resultados anteriores. Y por muchos rusos que vengan su peso en el total no consigue compensar las entradas de los mercados clásicos del turismo cubano.

En cuanto a la composición del turismo que llega a la isla, la práctica totalidad el 91% lo hace por ocio, recreo y vacaciones; mientras que otras fórmulas por las que apuesta la política del ministro Marrero, como el turismo de negocios o el de eventos apenas alcanza cifras marginales, entre ambos apenas un 0,36%. Los recursos de la política turística no están siendo bien ejecutados. La publicidad, por ejemplo, no consigue lo que pretende.

En cuanto a los ingresos turísticos, el descenso registrado del -4,6% con respecto a 2017 se nota en mayor medida en el transporte, -15,2% y el alojamiento, con -14,3%. Estos dos componentes suponen casi el 40% de los ingresos totales y en ellos, el sector privado tiene una participación destacada. A la gastronomía tampoco le salen los números, con un descenso del -6,8% en los ingresos, lo que igualmente habrá supuesto problemas para muchos paladares y pequeños negocios orientados a este sector. Recreación con un 34% de aumento y comercio minorista con un 10% experimentan datos positivos, pero representan entre los dos apenas el 14% del gasto turístico. Estos resultados en los que el gasto turístico cae casi un 5% con respecto al año anterior se ven agravados por la creciente debilidad del CUC, moneda en la que se realizan todas las transacciones cuando los turistas entran en el país, lo que puede afectar negativamente a la competitividad del sector. El punto de partida para 2019 no es favorable.

Add a comment Leer más...